¿CÓMO DESARROLLO MI PROYECTO? ¿IN-HOUSE? ¿OUTSOURCING? ¿FREELANCE?

Oficina de trabajo

Cualquier responsable de desarrollo se ha hecho esta pregunta alguna vez.

En Oxygen, como empresa de desarrollo de software que somos, nos hemos encontrado con infinidad de situaciones y necesidades distintas y toda esa experiencia nos ha permitido desarrollar nuestra propia teoría.

 

“Lo óptimo es que cuentes con alguien in-house que conozca bien el proyecto y tenga una formación tecnológica buena; que la parte principal del desarrollo la realices con una compañía externa y que el mantenimiento y las pequeñas mejoras las afrontes con un freelance o un equipo externo”

 

Ahí queda eso. Vayamos por partes.

 

Hoy en día muchos negocios tienen una fuerte base tecnológica por lo que es obligatorio que o bien el equipo directivo tenga una buena formación tecnológica o bien cuenten con alguien in-house que sea el responsable de este área. Es importante que, en la medida de lo posible, tengamos el control tecnológico de nuestro proyecto y conozcamos sus fortalezas y debilidades.

Este perfil, debe ser el responsable de definir el proyecto y transmitirlo a un equipo de desarrolladores que le den vida.

 

A la hora del desarrollo ¿es mejor tener un equipo interno o externalizar? Desde nuestro punto de vista, es mucho mejor externalizar por dos motivos:

1. Experiencia y actualización

Un equipo externo está en constante evolución. Vemos muchos proyectos distintos en el mismo tiempo en el que un equipo in-house ve solamente uno. El suyo propio.

Es cierto que el equipo interno se especializa al máximo, pero eso mismo provoca que su capacidad de innovación sea mucho menor. En grandes empresas es evidente que hace falta un mix, es decir, mantener un equipo interno que soporte el día a día y externalizar una parte del proyecto que aporte innovación y frescura de forma continua.

 

2. Costes fijos y flexibilidad

Un equipo de desarrollo interno implica unos costes fijos que en muchas ocasiones no se tienen en cuenta: costes laborales, bajas, vacaciones, costes de formación, tiempos de contratación, gestión de recursos humanos, etc. La externalización elimina de un plumazo todos estos costes.

Un equipo externo aporta la flexibilidad que el ritmo de la economía actual necesita. El mundo tecnológico tiene unos tiempos de reacción muy cortos y trabajar con una empresa externa es como tener un servicio “plug and play”. Además, lo utilizas solamente el tiempo que lo necesitas y con un coste conocido de antemano.

 

Una vez finalizado el desarrollo principal, será necesario mantenerlo y hacer mejoras del mismo. Nuestra experiencia aquí nos dice que lo óptimo es tener un responsable tecnológico que sea capaz de innovar (y para eso hace falta tiempo que no se tiene si se emplea en desarrollar) y también de transmitir los objetivos del desarrollo a un equipo externo (o un freelance) que sería quien ejecutaría el proyecto.

 

En resumen, en nuestra opinión, cualquier empresa de base tecnológica debería:

  1. Centrarse en su modelo de negocio y trabajar en la definición de las innovaciones que necesitan para mantenerse como líderes en su sector (que es lo que va a hacer que ese negocio tenga éxito en el tiempo).
  1. Tener in-house un responsable o un pequeño equipo que le aporte estabilidad y control tecnológico del proyecto.
  1. Y externalizar todo el desarrollo y evoluciones tecnológicas del proyecto para optimizar costes, tener flexibilidad, capacidad de reacción y un aporte de innovación exterior.