ANÁLISIS DE NEGOCIO (BUSINESS ANALYSIS)

Interno, externo, estratégico, del modelo de negocio, stakeholders, necesidades, opciones disponibles, prioridades … Al igual que las personas, cada negocio tiene sus propias carcaterísticas …

Análisis continuado del desempeño de líneas de negocio, productos, procesos y funcionalidades de servicios y productos digitales con el objetivo de mejorar resultados.

Tanto si tu producto ya existe como si lo quieres desarrollar desde cero podemos definir y mejorar tu estrategia desde distintos puntos de vista para que cada euro que inviertas tenga sentido.

  • Business Strategy Analysis
  • Business Process Analysis
  • Requiremens Engineering

En Análsis de Negocio se puede realizar en cualquier momento de la vida de la empresa o el producto.

Para alcanzar su máximo potencial, el análisis se debe acompañar de estrategias de experiencia del usuario (UX Strategy) así como de experimentación con técnicas de economía contuctual (Behavioral Economics).

 

Algunas preguntas habituales …

P. ¿Cuándo es recomendable contratar un servicio de Business Analysis?

R. Sinceramente: siempre. Pero especialmente:

  1. Cuando quieras lanzar un nuevo producto o servicio al mercado.
  2. Cuando tu negocio cuenta con buena salud es el momento de innovar y ponerte por delante de tus competidores.
  3. Cuando alguno de tus indicadores está por debajo de la media del sector.

Nuestro consejo es asignar un recurso de forma constante a analizar el comportamiento de competidores, tendencias y sobre todo clientes y usuarios. Los gustos, necesidades y tendencias cambian tan rápido que ninguna empresa se puede permitir el lujo de no estar informada y en constante adaptación.

 

P. ¡Pero esto supone un gasto más!

R. En absoluto. Estar en mejora continua es la mejor forma de invertir de forma inteligente tu presupuesto. En vez de invertir en base a la intuición o simplemente por órdenes del jefe, la información te permitirá reducir la incertidumbre en cada euro que inviertas y al mismo tiempo podrás descubrir nichos de mercado, detectar antes que nadie los cambios de tus clientes y adelantarte a la competencia. Es lo más parecido a tener una bola de cristal.

 

Metodología

Cada caso necesita de unas herramientas y técnicas distintas pero en general cualquier proceso de análisis “clásico” cumple con un gráfico similar a este:

—HACER—

Análisis de la situación. A través de entrevistas con los diferentes participantes implicados en el modelo. Desde el CEO al cliente si es necesario. Puede ser necesaria la participación de varios departamentos: atención al cliente, comercial, financiero …

Consideración de perspectivas. Un problema nunca tiene una única cara. Cada participante involucrado en un proceso tiene una relación distinta con el problema y todos los puntos de vista deben tenerse en cuenta:

  1. para tener una imagen global y
  2. para no generar un segundo problema del problema inicial.

Análisis de necesidades. Una vez detectada la raíz del problema definiremos qué necesita la organización, es decir, cuál es el problema real, sin confundirlo con los síntomas. Por ejemplo, una baja tasa de conversión puede definirse como un problema cuando en realidad puede que solo sea un síntoma y el problema sea realmente que lo que ofrecemos a los clientes no sea de su interés. ¿Qué necesita solucionar realmente la organización?

Evaluación de opciones. Se propondrán una lista de potenciales opciones para resolver el problema, se trata de llegar a la que es óptima para la empresa en función de múltiples variables internas y externas.

Definición de requerimientos. Al mismo tiempo que alcanzamos una conclusión y priorizamos la solución a implementar, se definirán los requerimientos que son necesarios para llevarlo a cabo en dos sentidos:

  1. los recursos y restricciones con los que cuenta la organización y
  2. la forma concreta en la que se va a poner en marcha la solución.

 

Cada una de estas cinco fases cuenta con técnicas propias y éstas son utilizadas de una u otra forma dependiendo del tipo de problemática a resolver, del tamaño de la empresa, del tiempo disponible, etc. Si quieres profundizar en alguna de ellas haz clic en los nombres para acceder a información más detallada. Todas son realmente apasionantes.

Entrevistas no dirigidas, Modelos mentales, Observación Formal, Análisis de Protocolos, Shadowing, Estudios Etnográficos, Workshops, Escenarios, Análisis de Usuarios, Prototipado, Cuestionarios, Activity Sampling, Mind Maps, Rich Pictures, Fishbone Diagrams, CATWOE, Gap Analysis, Análisis Coste-Beneficio, Análisis de Riesgos, Boston Box, SWOT,  McKinsey’s S-7 Model, Porter’s Five Forces Model, RACI …

 

El caso BEDLAND

Nos pusimos en contacto con en departamento de e-commerce de BEDLAND (marca especializada en productos para el descanso con más de 30 tiendas físicas en toda España) y nos solicitaron mejorar la tasa de conversión de su e-commerce rediseñando la home, la página de categorías, la página de producto y el check out.

Tras un primer análisis rápido, empezamos a sospechar de que el problema no podía ser el diseño de la página tal y como el cliente sospechaba.

Leer el caso de éxito de BEDLAND.